El Verdadero Maestro del Do.

El Verdadero Maestro del Do.

Hoy la gran mayoria de las personas que pisa un Dojo por primera vez se frusta mucho más rapidamente que aquellos ingresantes de un par de años atras. La causa de esto la encontramos en el ritmo acelerado en el que se vive hoy en día.

Pero es aquí en donde el “verdadero Maestro del DO” debe hacer un alto y pensar si es conveniente acelerar sus enseñanzas, si resultaran beneficiados sus alumnos recibiendo mucho más de los que están capacitados, si es necesario enseñarles técnicas o movimientos espectaculares con la finalidad de retener y captar a los alumnos, si precisa demostrar su superiroridad, etc.

El Karate-Do no debe ser enseñado a la ligera. Estoy hablando de Karate-do no de sistemas deportivos de combate o de defensa personal.Aprender a pelear, a lanzar golpes, a bloquear, derribar o ejecutar cualquier movimiento de lucha es relativamente facil y sencillo de hacer; pero transmitir valores y enseñar al alumno a  ser un hombre de bien sin necesidad de recurrir a la rápida solución de resolver o enfrentar problemas con los puños eso no puede transmitirse en unas cuantas clases ni en cursos de unos cuantos meses. Es importante que el alumno sepa que practíca porque el maestro, sensei o profesor lo considera digno de recibir esta enseñanza y no porque se lo merece con el simple hecho de pagar una mensualidad.

“Karate Ni Sente Nashi”

karatenisentenashi

Grabado en la Piedra funeraria donde yace Sensei Funakoshi.

Según este lema “En karate no existe el primer ataque” centrándose aquí la verdadera esencia de nuestro Arte.-

La persona que entienda y practique la esencia de este concepto encontrará en el DO los ideales más elevados de fortaleza y belleza espiritual.-

Es respetando este lema que todos los Kata comienzan con una defensa.-

Por eso es que en la práctica, el Kata humilla al no lograr la perfección en su ejecución y a la vez dignifica por intentar lograr la superación.-

Entender la defensa como ataque, deberá existir solo en tu mente, no en la acción real de los hechos. Ese es tu secreto.