“Esforzarse para perfeccionar La Personalidad”

Dojo Kun

Comentado por Hirokazu Kanazawa

Hirokazu Kanazawa es sin duda alguna uno de los Maestros de Karate que más respeto y adhesiones despierta. Una unanimidad muy difícil de conseguir en un mundo donde las envidias y las habladurías sonta frecuentes.

Kanazawa nos ofrece una bella reflexión sobre la vida enmarcada en los días y fechas  que corren. Siempre al finalizar el año, aunque solo sea por un momento, reflexionamos sobre la finitud de la vida, el paso del tiempo y la evolución de nuestra vidas.

Esta reflexión está basada en el comentario al Dojo Kun del Maestro Funakoshi en este caso el primero “Esforzarse para perfeccionar la Personalidad”.

¡Feliz Año Nuevo!

Lo que pienso en el Primer día de año contemplando el monte Fuji

Me encanta el monte fuji.

Recuerdo con placer que los veranos subía al monte Fuji con mis hijos. También recuerdo cuando el primer día del año lo miraba desde la playa de Odawara, después del primer entrenamiento con mis alumnos. También me gusta contemplarlo solo, porque la figura del monte Fuji me sugiere el camino del Karate y la vida.

Les hago una pregunta que me han hecho a mi mismo en varias ocasiones.  ¿Para qué entrenas Karate?  ¿Que responden ustedes? Creo que hay varias  respuestas correctas como que entrenamos para fortalecernos o para “obtener buenos resultados”, etc.… Pero el verdadero entrenamiento, la mejor respuesta es que nos lleva hacia la perfección de la personalidad.

Cuando uno empieza a subir una montaña, piensa que es fácil. ES cuando uno tiende a decir cosa descorteses y portarse como un sabihondo.

Sin embargo, a medida que sube la montaña empieza a sufrir; cuanto más se inclina el camino, más sufre uno, hasta el punto que uno llega arrepentirse de haber subido la montaña.

Es una época en la que vivimos inmersos en la duda sobre nuestra carrera, o nos cuestionamos para que vivir…. Si realmente merece la pena vivir.

Al fin llegamos a la cima. ! Maravilloso Paisaje!  En este momento desaparecen los sufrimientos.

El descenso es mucho más amable. Ya podemos caminar alegremente mirando el bonito paisaje en el que no habíamos podido fijarnos hasta entonces.

En este momento es cuando podemos verter una mirada cariñosa a la gente que viene cuesta arriba. En este largo tiempo desaparece la sensación de ira y de odio, sin que nos demos cuenta e incluso llegamos a recordar con sosiego y dulzura aquellas sensaciones y eventos que antes nos resultaron duros.

También podrías acceder al destino final, a la cima subiendo por la falda de la montaña. En este caso, si bien no se sufre tanto, tampoco se siente la misma alegría. Si quisieras gozar tan solo de la bajada……no lo conseguirias sin subir. Lo importante esta siempre en el Camino.

Desde que nacemos comenzamos a subir la montaña de la vida, algunas veces cayéndonos e hiriéndonos. Cuando ya andamos bajando, lentamente, recibiendo la luz del sol poniente, cuando sabemos de alegrías y tristezas, llegamos a ser personas con dignidad, de las que aflora una luz brillante como la plata. ¡Este es el alpinismo que se le permite a un ser humano una sola vez en vida!

Yo ya he llegado a poder contemplar un poco el bello paisaje de mí alrededor, Muchos de ustedes aun no pueden…. Hasta los 60 años solo hay subida tras subida. ¡Vamos! ¡Suban la montaña de la vida  de manera que la gente diga que su vida es una obra de arte!