Los pies

Los pies, una estructura perfecta

Nuestro Apoyo en la vida cotidiana

Nuestros pies cumplen con el rol de una gran base, donde nos afirmamos y usamos de apoyo y movilidad diaria.
El reflexólogo debe tener sin lugar a duda un panorama extenso del conocimiento de los mismos, a ser este el terreno donde se mueve a diario. Deberá entender de estos lo que le están mostrando, como así también con el tacto forma importantísima para la elaboración de un diagnostico. Veremos su conformación y estructura, sus partes blandas y duras, las áreas palpables de sus huesos, la organización y distribución de los mismos, y como se logra el movimiento en  sus articulaciones. Teniendo muy en cuenta a los tendones, ligamentos y músculos armas transcendentales en el movimiento del los mismos.

El cuidado de los pies

¿Alguna vez pensamos que los pies fueron la primera máquina de tracción y movilidad? De esta manera debemos entender que ellos tienen que tener un cuidado al igual que otras partes del cuerpo. ¿Cómo cuidamos nuestros pies?
Nos preguntamos si lo hacemos en forma correcta, si le damos la atención que requieren, demostrándoles así nuestro agradecimiento por permitirnos el ir y venir de cualquier día de nuestra vida. Solo les  tendremos que estar agradecidos por dejarnos expresarnos con el movimiento.
Si no es de esta forma pensemos unos instantes de que manera transitaríamos por el mundo sin ellos, como nos vincularíamos con el resto de la sociedad, de que forma nos movilizaríamos, teniendo siempre a nuestro lado alguien para ayudarnos.
Acudiendo al reflexólogo  en forma ordenada, con sesiones planificadas por él, es una forma hermosa de empezar a querer a nuestros pies. Si no existe una patología de base donde hay que hacer un trabajo profundo y riguroso sobre una región, esa persona puede tomar sesiones de reflexología para relajarse, sacar tensiones, luego de un viaje agotador o de una jornada complicada, etc, o por el simple y preciado echo  de estar bien, de permitirse la posibilidad de pasar por este camino de forma ordenada y equilibrada. Manteniendo un equilibrio importante sobre el alma, cuerpo y espíritu.

Otras formas de cuidarlos

Calzado cómodo y aireado.
Caminar descalzo sobre pisos blandos.
Mantenerlos siempre secos.
Las uñas siempre deben estar cortas, para un buen caminar.
La vista diaria entre los dedos donde se forman hogos y cortaduras.
Pasarles crema base para que la piel se hidrate.
Masajearlos a diario es una excelente forma de cuidado.
Estas son algunas formas con las que cuidaremos y respetaremos a nuestros pies.

Los aliados incondicionales del reflexólogo

En ocasiones el paciente no nos cuenta la verdad, por ocultar información o pudor o  acto involuntario, por estar totalmente bloqueado por su problema, no puede expresarse normalmente. Por citar algunas de las causas.
El pie nunca oculta evidencia, así haya sido chico o grande el trauma o enfermedad pasada, o por lo que está pasando, la mayoría de las veces tendrá la manifestación en los pies. Si observamos un pie en relajación notaremos que los dedos decrecen del gordo al chico o del pulgar al meñique. En ocasiones no es así, nos encontraremos con dedos más largos o más cortos que otros, o con dedos en particular por encima o por debajo de sus compañeros. Dedos redondos o chatos. Manifestaciones que se ven a diario en el consultorio. Uñas de diferentes colores con relación a las otras, dedos casi sin uñas, por citar algunas de las cosas donde se tiene que prestar atención por parte del terapeuta. Todos estos elementos son de vital importancia para el trabajo a realizar del Reflexológo Holístico. Solo esto lo vemos en la zona de los dedos, falta el resto del mapa del pie.

En la zona del metatarso lo mas frecuentes son: Durezas, callosidades, la piel dura de color marrón como un cuero, peladuras. En oportunidades nos muestran rayas profundas en la zona del corazón, manifestando infartos o cirugías pasadas o futuras enfermedades del mismo. De esta manera se recomienda  hacer una visita a su medico de cabecera, previniendo un desenlace no deseado.
Si vemos en la zona por debajo del diafragma hasta la finalización de los intestinos  nos marcan rayas a lo largo del pie y en ocasiones estas son cruzadas a lo ancho por otras, nos demuestran alteraciones o problemas en hígado, estómago, intestinos o riñones. Según el pie que estemos viendo. Recordándoles que los órganos pares se encuentran uno en cada pie.
Llegando a la altura del talón encontramos una base de datos importantísima para sacar él diagnostico completo de la persona en cuestión. En esta encontraremos la parte familiar, dinero y sexualidad. Tengamos en cuenta las variaciones de temperaturas del pie, ya que cambian según la zona del mismo.
Estos son algunos de los tantos signos de manifestación, los más comunes si se quiere, los que se ven a diario. Es una estructura maravillosa donde nunca defraudará al terapeuta y saldrá beneficiado el paciente. Solo esta lectura es a simple vista, falta la parte donde el terapeuta aplica sus pulgares, examinando las zonas en cuestión donde en oportunidades encontrará molestias al presionar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s