Kata

utdiv29

Literalmente la palabra Kata se traduciría en nuestro idioma como “forma”. Los katas contienen las técnicas de karate y todas las técnicas de los katas han sido extraídas de la experiencia en kumite.

Los katas se consideran la esencia del karate y para los antiguos maestros eran la parte más importante del mismo. El maestro Oyama decía que los katas son el cincuenta por ciento del trabajo y el resto de la instrucción el otro cincuenta por ciento.

Los katas fueron creados con el fin de transmitir las habilidades técnicas necesarias para protegerse de un asalto violento. Los beneficios de la práctica de los katas son variados, mejora de la salud, incremento del control físico y mental, desarrollo de actitudes físicas y mejora psico-motriz, pero estos beneficios hay que tratarlos siempre como accesorios y no son el principal propósito del mismo. La transmisión de las técnicas que nos permitan defendernos contra una agresión violenta de cualquier tipo de forma eficaz es sin duda el objetivo primario de los katas. En palabras del maestro Kenwa Mabuni, “no debemos olvidar que se trata de un combate y no de una danza”.

Desde el punto de vista de la ejecución correcta del kata tenemos que tener en cuenta que para poder entenderlo no basta con repetir las técnicas que contienen indefinidamente sino debemos desarrollarlas a través del kumite.

Por otro lado es necesario tener siempre muy presente el Bunkai del kata. El Bunkai es la aplicación de los movimientos del kata. Como una misma técnica puede ser efectiva contra diferentes tipos de ataque esto da lugar a que no exista un único Bunkai sino diferentes Bunkais válidos para un mismo kata.

Debemos cuidarnos de la ejecución mecánica y poco real del Bunkai. Es muy frecuente que en el Bunkai el  agresor realice sólo técnicas de karate, lo cual va en contra del origen del kata y de la realidad de un enfrentamiento.

En los katas encontramos no sólo golpes de pierna y puño, sino un completo arsenal de defensas, agarres, luxaciones, estrangulaciones, proyecciones y barridos, y estos son aplicados contra todo tipo de agresiones. Los maestros que desarrollaron los katas lo hicieron teniendo en cuenta un gran abanico de situaciones violentas contrastadas en su sólida experiencia, y por supuesto estas agresiones eran de todo tipo; no solamente ataques de pierna y puño de karate ejecutados de forma mecánica y telegráfica, agarres y golpes poco ortodoxos eran y son mucho más frecuentes en un altercado real.

Antiguamente se estudiaba en profundidad un único kata en vez de estudiar de forma superficial muchos de ellos, “Hito kata san nen” que podríamos traducir como “Un kata en tres años” era como consideraban el estudio de los katas. Los antiguos maestros del arte dominaban dos o tres katas sobre los que desarrollaban su karate.

Es difícil entender este concepto del kata si lo consideramos un conjunto de veinte o treinta movimientos encadenados. Si aceptamos que muchos katas son en sí mismos sistemas completos de combate, podemos comprender la magnitud de los mismos.

Como hemos comentado, la práctica del Bunkai es la ejecución directa del kata. Una variación de éste es el Henka-Waza que es la variación de las técnicas del kata realizando una adaptación de movimientos. Con el término Oyo se define la aplicación de los principios de un kata, en un movimiento o técnica diferente al que se muestra en el kata pero siguiendo sus principios fundamentales. Como vemos, el repertorio técnico derivado de un sólo kata es amplísimo, las posibles aplicaciones son ilimitadas y nos acerca a la necesidad de estudiar un kata en su profundidad durante muchos años para poder llegar a entenderlo en profundidad. De este modo podemos comprender afirmaciones como “el kata Naihanchi puede tomar más de una vida para dominarlo con maestría” del maestro Hironori Otsuka en su libro Wado-Ryu Karate.

Los katas los podemos clasificar siguiendo diferentes criterios. Por su funcionalidad los katas se pueden dividir en “rinto-gata” (katas de combate), “rentan-gata” (katas de entrenamiento o fortalecimiento físico) y “hyoen-gata” (katas de exhibición). Los “hyoen-gata” o katas de exhibición fueron creados para realizar demostraciones, siguen criterios estéticos y por consiguiente no tienen ninguna utilidad marcial ni interés real en la práctica de karate. Por supuesto un mismo kata puede contener elementos de los tres e incluso el mismo kata se puede ejecutar de diferentes formas pudiendo ser un kata de combate o un simple ejercicio de exhibición. Tenemos que entender que el kata original, el “rinto-gata”, no tiene por que ser vistoso. Lamentablemente el sistema competitivo fomenta la vistosidad del kata y convierten casi siempre a estos en “hyoen-gata” (katas de exhibición).

Otra clasificación es la que se hace por su origen territorial, dividiendo los katas en relación ha su origen en alguna de las ciudades de Okinawa donde se desarrollo el karate, es decir Shuri, Naha o Tomari.

Por su contenido se clasifican en katas elementales, katas adelantados y katas superiores teniendo en cuenta la dificultad de realización de los mismos. Esta división es útil para aplicar un método efectivo de enseñanza aunque la distribución sigan criterios subjetivos.

Los katas más antiguos, es decir, los que se importaron de una forma o de otra de China, son los que se denominan “Koshiki no kata”. Muchos de estos katas han sido modificados por algunos maestros y han derivado en formas diferentes o se usaron para formar katas más sencillos.

Septiembre de 1981 -Hirokazu Kanazawa

“En el KARATE-DO existen muchos estilos con diferentes métodos de instrucción. La KATA es la mejor evidencia de ello.
Vuelo a insistir en que para realizar una kata es necesario poner la misma seriedad que al practicar el KUMITE, siendo también muy importante mantenerse tranquilo y adoptar un estado mental con el que poder dar a la kata una expresividad correcta.
La práctica del kata en el DOJO, con todos los alumnos siguiendo al unísono las órdenes del instructor es para principiantes.
Su forma original de entrenamiento es la práctica repetida en solitario por ser parte del entrenamiento marcial, pudiendo decirse que se domina una kata una vez se hayan asimilado las técnicas de defensa y contraataque y la respiración. El propósito de la KATA no es servir de exhibición para los demás, sino servirnos de gran ayuda para mejorar nuestra habilidad en el KUMITE a través de su estudio y la posterior aplicación práctica de las técnicas asimiladas en al combate real. Por consiguiente, la verdadera importancia de la kata no reside en la belleza estética de las técnicas, sino en su eficacia. Cuando el practicante consiga expresar la belleza y la fuerza de la KATA incluso para quien le observa desde atrás, puede decirse que ha perfeccionado una KATA.
En la actualidad hay mucha tendencia a practicar repetidamente la KATA que mejor se domina, olvidando las demás. Sin embargo, también debemos esforzarnos en la práctica de las KATAS que no son nuestras favoritas, pues el gran valor de las técnicas para defensa personal no puede encontrarse en una sola KATA.”

Marzo de 1982 -Hirokazu Kanazawa


Existen 10 puntos claves para la correcta realización de cualquier Kata y estos son:
1) Yoi no Kisin: El espíritu de la preparación. La concentración de la mente y la voluntad contra el “adversario” como fase pre-eliminar al movimiento del kata.
2) Inyo: Lo activo y lo pasivo. Teniendo siempre en mente si ataco o defiendo.
3) Chikara no Kyojaku: El modo de usar la fuerza. La medida de la potencia usada para cada movimiento aunado a una posición correcta para lograr el fin deseado.
4) Waza no Kankyu: La velocidad de la masa. La velocidad comprometida para cada  movimiento del kata.
5) Tai no Shinshaku: El grado de expansión o concentración del cuerpo para cada movimiento o posición.
6) Kokyu: La respiración. La respiración debe ser relativa a cada movimiento y al mismo tiempo oportuna y precisa.
7) Tya Kugan: El punto de mira. En la kata debemos tener en mente la finalidad de la técnica realizada.
8) Kiai: El grito. El grito en algún punto del kata muestra  y libera nuestro Ki (espíritu marcial), al mismo tiempo que libera toda la energía acumulada de los movimientos anteriores.
9) Keitai no Honji: El posicionamiento correcto de la técnica en su ejecución.
10) Zanchin: Permanecer en guardia. El kata no termina hasta culminar el saludo, por lo que debemos permanecer atentos y con una actitud marcial durante el mismo.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s